domingo, 16 de diciembre de 2012

Suspiro 73 Un secreto del pasado


Georg: deberías buscarla tan siquiera porque en verdad puedo ver como la extrañas

Bill lo miro enojado intentando decir algo para negarlo.

Georg: y ni me respondas porque sabes que es verdad, no la puedes odiar la sigues amando y eso es lo que te duele que a pesar de todo ella aun siginifica todo para ti.

Bill lo miro sorprendido por sus palabras, sabía bien que Georg decia la verdad y le había quitado las palabras de la boca. Georg tomo algunos papeles para salir de la oficina de Bill, pero antes de cerrar la puerta se giro a decirle algo.

Georg: deberías bucarla, esta sola y perdida. No vaya a ser que después sea demasiado tarde para verla…

Y después de eso salió de la oficina cerrando lentamente la puerta. Dejo a Bill dolido por la fuerta cachetada imaginaria que le había dado con sus simples palabras. ¿ Y si quizás Georg tenia razón? ¿y si quizás nada había sido como fue? Debería haberte dejado contar tu parte de la historia. Bill se decía. Pero también pensaba que quizás ya era muy tarde para arrepentirse quizás tu ya no querías verlo mas. Quizás todo había acabado.



Capitulo 73


Alguien toca a la puerta de la casa de Luz, ella abre y se sorprende de ver a un demacrado y palido Bill, se veía había perdido algo de peso y traia consigo gafas oscuras que cubrían sus ojeras y ojos cansados de llorar.

Luz: jefe…-sorprendida-
Bill: ¿puedo pasar?

Ella se mueve para que él pase, daba pasos lentos y tristez. Cierra la puerta y se acerca a él

Luz: ¿Qué pasa señor?
Bill: dime Bill, no pasa nada
Luz: ok –timida- ¿Qué sucede?
Bill: ¿sabes donde esta?

La pregunta de Bill dolia, se podía oir que su voz se rompia, se podía sentir como él estaba siendo muy fuerte para poder nombrar esas palabras. Quizás su orgullo y dolor estaban luchando dentro de él.

Luz: no señor, no lo se
Bill: sí lo sabes –serio-

Luz sintió un fuerte golpe en su corazón, le provoco miedo la seria voz deBill como si puediera leerle la mente o algo así.

Luz: en verdad no lo se…pero puedo imaginar lo que esta pasando, la ví no se lo niego estaba destrozada y no paraba de llorar.

Él sintió como su corazón se retorció al imaginarte tan mal, al igual que él.

Luz: intente ayudarla pero ella no quiso, le ofreci mi casa pero no quiso quedarse. Creo  que quería estra sola, después de eso se fue. Dijo que me llamaría pero aun sigo esperando –mentira-
Bil: ¿te dijo a donde iba? ¿con quien se quedaría?

Habia un tono de preocupación en su tono de voz. Luz negó con la cabeza.

Luz: lo siento…

Ella veía muy mal a Bill, no quería mentirle pero debía respetar tu decisión de privacidad y solo si tú le dabas permiso cedería y le contaria todo pero no en ese momento, porque te quería y quería que estuvieras bien.

Bill: entiendo…-agacho su mirada triste- debo irme

Tan pronto avanzo a la puerta Luz lo siguió, pero cuando esta se abrió afuera se encontraba Tom a punto de tocar. Ambos hombres se miraron  a los ojos y el ambiente se coloco muy tenso.

Bill: ¿Qué haces aquí? –serio-
Tom: vengo a saber de (tu nombre) –frio-

Ellos se miraron como si quisieran matarse con la pura mirada pero Luz interrrumpio antes de que se agarran a golpes

Luz: lo siento Sr. Tom pero como le he dicho al Sr. Bill yo no se donde esta (tu nombre) . ella hace mucho vino y se marcho sin decir a donde.

Tom miro a Luz dudando de sus palabras, pero el enojo de ver a Bill no lo dejo hacer mas preguntas.

Tom: …bien

Se dio media vuelta y camino hacia su auto, Bill todo el camino lo siguió con la mirada. Luz pudo apreciar como su puño se cerraba fuertemente, y sabia que él estaba haciendo un esfuerzo de contenerse. Tom enscendio su auto y se marcho de ahí.

Bill: maldito –susurro-

Despue de eso, él se fue sin decir nada mas. Cuando luz lo vio desaparecer en el camino con su auto, entro rápidamente a llamarte al teléfono fijo de la casa de Samanta.

Tu: ¿Qué pasa?
Luz: (tu nombre) –alarmada- Bill y Tom, estuvieron aquí. Ambos preguntaron por ti
Tu:¡¿Qué?! –sorprendida- ¿Qué…que les dijiste? –nerviosa-
Luz: pues nada, obviamente. Les dije que no sabia donde estabas, que te había visto pero no sabia a donde habías partido. –tranquila-
Tu: y…ellos...¿que dijero o hicieron?
Luz: nada. Quizás no quedaron conformes pero como estaba la situación muy tensa prefirieron no seguir compartiendo el mismo espacio –mordio su labio nerviosa-
Tu: -respiraste tranquila- uf… que bueno. Es lo mejor por ahora Luz, ellos deben tomarse su tiempo. Yo debo tomarme el mío, ademas aun tengo que resolver un asunto. Algo que espero pueda apasiguar su odio mutuo, pero necesito tiempo. Gracias por todo Luz, te llamare por mas noticias ¿esta bien?
Luz: por supuesto. Ya sabes, lo que sea. –sonrie-
Tu: gracias –sonries-

Después de terminar la llamada, corres hacia la habitación y tomas tu bolsa con las llaves del auto. Una chaqueta negra para combinar con tu pantalo de mezclilla y botas de un buen tacon, con tu blusa blanca de la cual caian pequeñas cadenas. Saliste y rápidamente subiste a tu auto, enscendiendo con un rumbo especifico donde esperabas poder encontrar respuestas.

Al llegar frente aquella casa, recuerdos vagos vinieron hacia ti. Fueron buenos momentos, te dijiste a ti misma. Del mismo modo bajaste del auto y caminaste hacia la puerta, la melodía del timbre se hizo eco en la casa  y de un momento a otro ya estabas dentro esperando.

Habia decidido acabar con esto, para eso había tomado la decisión de ir donde los Vanclan y preguntarles lo que había pasado. Esperaba con todas mis fuerzas que me dijeran la verdad y alguna explicación de por qué lo habían estado ocultando todo este tiempo. Entonces fue cuando llego la señora Elena y al verme sonrio con agrado.

Elena: (tu nombre) que bien que hayas venido a vernos. Bill ¿no vino contigo?

Dijo buscándolo con la mirada. Vaya, al parecer aun no estaban enterados

Tu: no, solo yo –sonreiste levemente.
Elena: bien, que bueno –sonrie. Y ¿a que debo tu visita? Oh espera ¿quieres algo de te?

Negué con la cabeza, después no sentamos y hable.

Tu: bien…-nerviosa- en realidad espero que no me tomen como una loca, pero debido a las condiciones en las que me encuentro me es imposible ignorar las dudas que me están atormentando. No quería venir aquí sin las pruebas o estar muy segura de lo que voy a preguntarle pero estoy enterada que usted y su marido son las unicas personas que me pueden aclarar la verdad.
Elena: me tienes desconcertada (tu nombre) ¿de que hablas?
Tu: pues –mordiste tu labio- yo…yo…conocía a un chico él era mi mejor amigo.
Elena: bien
Tu: pero ese chico tenia un gran parecido a Bill, nunca crei nada pero tiempo después empece a notar que en realidad podría ser que no solo fuese un cocincidencia su parentesco. Dude aun mas cuando Bill me conto la historia de sus padres y las extrañas salidas que tenían, me empeñe en buscar respuestas y en la mansión…encontre una habitación donde estaba la cuna de Bill, pero después divise un objeto parecido a su cuna y este era otra cuna. Pero tenia una “T” tallada y al chico que yo conozco que se parece muchoa  a Bill se llama Tom

Elena de pronto se noto tensa y sus ojos se abrieron de par en par. Lo notaste.

Tu: fue entonces que me sentía un mas segura de mis sospechas fui a buscar algún registro de nacimiento de Tom. No se, me imagine que sus papás no querían cargar con dos vidas debido a sus ocupadas vidas y dieron a Tom en adopción. Aunque en verdad no siento que esa sea la verdad porque o si no, no se hubieran pasado toda la niñez de Bill buscando a su otro hijo. Muy en el fondo yo siento que sus padres no eran malos solo estaban dolidos y tristes por no tener a sus  dos hijos juntos.Encontre un acta donde venia escrito que ustedes dos eran los testigos del nacimiento de Bill ademas de su registro y se que solo ustedes pueden resolverme esta duda.

Te sentaste mas cerca de la orilla del sillón para demostrar tu preocupacion por saber la verdad.

Tu: en verdad me ayudaría mucho su respuesta. Se lo ruego señora Elena, tengo…necesito saber la verdad de eso dependen muchas cosas. Ademas Bill ya no se sentiría solo en este mundo, él ya no sentiría que sus padres lo odiaban por haber nacido y haberles arruinado la vida. Él sabria la verdad, pero eso depende de usted y su esposo. Asi que le ruego me diga la verdad…por favor…

Miraste a la señora Vanclan que te miraba muy seria, no decía nada solo mantenía su rostro de pensar. Te miro por varios minutos  hasta que viste como sus labios comenzaron a moverse y un alivio te inundo el alma.

Elena: nunca pensé que esto se sabria, sus padres nos hicieron prometerles que no hablaríamos del tema para no lastimar a Bill. Pero después de que ellos murieron no supimos que hacer con este secreto. Decidimos guardarlo por el bien de Bill, suficiente tenia con saber sobre la muerte de sus padres, hubiese sido algo horrible vivir con el saber de un hermano que quizás nunca conocería y que se preguntara todos los días sobre ¿Dónde estaría? ¿si algún dia lo conocería?. Nosotros no queríamos eso, queríamos que siguiera su vida. Te juro que nunca fue con mala intención pero como dices es momento que la verdad se sepa. Es cierto el dia que Bill nació, no solo fue él. 
También hubo otro bebé. Un gemelo. Ambos fueron bien recibidos pero después de que se los llevaran de los brazos de su madre para ser atendidos en el area de recien nacidos. Una persona…bueno nunca se supo quien, tomo a uno de los bebés. Cuando lo descubrieron ya era demasiado tarde por mas que buscaron nunca dieron con su paradero, los padres de Bill demandaron a cada persona que pudieron. Armendia, la madre de Bill estaba destrozada tomó a su único pequeño con el consuelo de que sus dos hijos eran iguales y siempre tendría tan siquiera la idea de cómo crecería y seria su otro bebé. Fausto, el padre de Bill también estaba destrozado pero ambos se propusieron traer de nuevo la vida de su hijo junto a la familia. Fue una lastima que no lo lograran y ese accidente los matara.

Tu: pero ¿ellos nunca encontraron nada acerca de Tom? Pese a ese viaje ¿no era algo asi como que tenían una pista de donde se encontraba e irían a buscarlo?
Elena: no lo se querida –triste- ellos tenían muchos viajes ya que recibían varias pistas pero eran muy pocas las veces que tenían tiempo de contarnos, creo que cometieron un grave error en tomar por completo ese problema y olvidarse del pequeño niño que aun tenían y que también los necesitaba. Pero ellos no eran malos simplemente querían que su familia estuviera unida.
Tu: lo se y creame que los entiendo pero ahora debo decirle que Tom esta aquí y ha visto a Bill, ellos dos han estado juntos sin saber sobre su conexión

La señora Elena se levanto de su lugar asustada mirándote muy soprendida

Elena: eso…eso es cierto?

Asentiste

Elena: oh dios mio ¿Qué ha pasado? ¿se reconocen? ¿se llevan bien?
Tu: no, ellos no han notado mucho las coincidencias que tienen por lo mismo que se odian mutuamente.
Elena: ¿Qué? Pero no, ellos no deberían llevarse asi. Son hermanos es lo menos que querrian sus padres
Tu: lo se señora Vanclan y creame que intentare de todas las maneras para que ellos se lleven bien y se reconozcan. Ahora que estoy segura de que ellos dos son hermanos, lo hare.

De pronto ella te abraza y te sentiste muy sorprendida pero correspondiste su abrazo.

Elena: muchas gracias hija, yo sabia que tu cambiaras la vida de Bill. Yo sabia que podrías sacarlo de todo este avismo. Te lo agradesco en memoria de mis mejores amigos los padres de Bill y de mi esposo y mía. Buena suerte hija.
Tu: muchas gracias señora Elena

Después de sonreírnos mutuamente en forma de esperanza. Me encamino a la salida y luego de despedirme de ella camine hacia mi auto. La señora Elena había entrado de nuevo a su casa mientras yo seguía caminando, pero en eso…

Sentí como por un momento mi vista se nublo, la cabeza me daba vueltas y mi corazón se sintió presionado. Las piernas me temblaban, me tome un momento del capo del auto para respirar ya que me sentía muy cansada.

Tu: ¿que me esta pasando?

Me pregunte asustada, luego de esperar a que se me pasara el malestar, subí de nuevo a mi auto y conduje lentamente de nuevo a la casa de samanta donde estaba escondiéndome de mis problemas. Ahora lo que pasaba por mi mente era en ¿Cómo le diría a los chicos esta verdad que sabia? ¿Cómo?

Al llegar a casa de samanta, baje del auto y cuando estaba por introducir la llave, mi vista de nuevo falló. Esta vez parecía ver borroso. Cerre un momento mis ojos esperando a que pasara, después los arí de nuevo y ya todo estaba bien. Quizás necesitaba comer algo ya que estos días mi alimento no había sido muy concurrido.

Camine a la cocina y me prepare algo, arregle algunas cosas y después me di un baño de nuevo. Me coloque otro pantalon, esta vez era negro con una blusa roja y un chaleco blanco con zapatillas de aguja rojas, me maquille levemente y tome mi celular.

Escribi un mensaje a Tom

Tengo que verte y decirte algo muy importante.
Por favor ven a la casa de Bill lo más pronto posible,
Nos vemos ahí en una media hora. Por favor es realmente importante.

(tu nombre)


Tome valor y mis llaves, subí de nuevo a mi auto y conduje hasta la mansión de Bill. Ya sabia que corria el peligro de ser auyentada de nuevo como a un perro callejero pero no me importaba, realmente tenia que decirles esto ahora. No soportaba mas este secreto.

Al llegar pude notar como mí…su gran casa aun seguía siendo hermosa, solo que solitaria. Camine a la entrada y toque el timbre de entrada.

Tu: que extraño se siente…

Espere unos segundos y tiempo después se abrió la puerta. Frente a mí se encontraba Samanta algo distraída.

Samanta: casa de la familia kau…-te miro- ¡(TU NOMBRE)!

Y salto para darte un gran abrazo el cual recibiste sonriente.

Tu: sam! Hermosa, te extrañe tanto –reiste-
Samanta: que bueno que volviste, nos haces mucha falta –soltandote-
Tu: y ustedes a mí, Sam.
Samanta: pero pasa mujer que esta sigue siendo tu casa

Diste una sonrisa indecisa por lo que acaba de decir, aun asi caminaste detrás de ella admirando de nuevo a tu viejo hogar. El cual seguia siendo el mismo solo que sin ese toque de dulzura y calidez familiar. Saber eso te destruyo un poco por dentro.

Samanta: bien ¿viniste a hablar con Bill? ¿arreglaran las cosas? –emocionada- bueno pero él no esta, salió hace unos momentos. Pero espéralo ¡por favor! Te prometo que llegara pronto
Tu: No Sam…no vine por el asunto de mi matrimonio –ella te miro desconcertada  vine para hablar de otro tema, también muy importante.
Samanta: pero…¿de que trata?
Tu: no puedo decírtelo ahora, pero pronto te enteraras no te preocupes. Solo es cuestion de que ellos lleguen
Samanta: ¿ellos?

En eso el timbre de la casa se escucho, Samanta abrió la puerta y se sorprendió de ver a  la persona. Aun asi lo dejo pasar, cuando entro a la sala de estar pudo verte en medio de la habitación con tu bolsa en mano mirándolo fijamente.

Sintió como su corazón comenzó a latir de nuevo al verte que estabas bien después de todo, a la vez sintió algo de vergüenza puesto que recordaba que su despedida no había sido de las mejores.

Tu: hola Tom –tranquila-

Él levanto su mirada para encontrarse con una tranquila tú

Tom: hola (tu nombre)

Estaban alejados entre sí, Samanta se encontraba mirando confundida desde el marco de la puerta con ambas manos frente a ella.

De pronto antes de que Tom pudiera formular palabra escucharon como alguien abrió la puerta de entrada y caminaba dando fuertes pisadas. Al pasar por el pasillo donde estaba la entrada hacia la sala de estar, giro su rostro y por fin después de tiempo de no haberse visto, sus ojos se encontraban de nuevo. Fue una sensación ¿relajante? ¿gratificante? Nadie lo sabia, lo único que entendían era que una parte de ustedes se sentía en tremenda calma después de haberse visto de nuevo.

Mire a Bill, se veía tan bien. Su cabello estaba algo alocado, tenia un toque de chico relajado al que no le importa mucho su apariencia. Llevaba puesto unos pantalones formales color gris obscuro, una camisa blanca y arriba de esta un abrigo muy elegante también. Parecía todo un hombre de sociedad, aunque sus ojos cansados no demostraran lo mismo.

Me miro por los mas largos segundos de nuestras vidas, tuve que ser muy fuerte para no llorar y sonreir al mismo tiempo. Creo que me conformaba con saber que estaba bien, intentando vivir de nuevo. Mi corazón se retorsia del dolor ante el deseo de gritarle todo mi amor de nuevo, pero debía controlarme ese no era el asunto que había venido a tratar.

De pronto me di cuenta como Bill paso de mirarme a mí hacia Tom quien también lo miraba serio. Él llevaba unos jeans que se veian nuevos debido a su color, una camisa grisasea con pequeños cuadros blancos y una chaqueta de cuero negra encima.
De inmediato se pudo notar el ambiente lleno de tensión.

Bill: ¿tú que haces aquí? –a  Tom-

Antes de que Tom pudiera responder yo lo interrumpi.

Tu: yo le dije que viniera –seria-
Bill: ¿y tu quien te crees para decidir eso? –molesto y serio-
Tu: necesitamos hablar
Bill: si es sobre su estúpido romance créeme que cualquier cosa que me digan no me interesa.
Tu: No. –fria-

Respondí con tanta sequedad que Bill me miro asombrado por algunos segundos

Tu: he venido a hablar sobre un tema que les concierne a ambos por mas que les moleste debo decirles algo importante.

De pronto la voz de Samanta se escucho.

Samanta: (tu nombre) yo me retiro, si necesitas algo estaremos cerca –mirando a Bill y Tom queriendo dar a entender de que problemas hablaba-
Tu: esta bien Sam, gracias

Ella se fue y cerro las puerta corredizas para que nadie los interrumpiera.

Bill: quiero que sepas que no me interesa escuchar nada que provenga de ti
Tu: lo se Bill, te entiendo yo..
Bill: ¿me entiendes? –te interrumpió irónico- sí claro –rie- no me hagas reír

Ambos, tu y Tom. Miraron serios a Bill porque sabían que el solo estaba tratando de descargar su enojo.

Tu: aunque no lo creas –susurraste.
Bill: vaya, mi ex -esposa y su amante en mi casa queriendo hablar conmigo.
Tom: créeme que si por mi fuera no hubiese venido. Lo hago por ella, solo porque me lo pidió.
Bill: oh vaya, la parejita sigue en contacto que bonito. Por cierto, no envíen invitación de la boda que no quiero que amarguen mi dia.

Ambos miramos con los ojos entrecerrados a Bill que estaba actuando como un total idiota con su actitud llena de ironía, sarcasmo y sonrisas falsas.

Bien estaba perfecto que estuviera bravo por todo, lo entendía. Pero realmente quería hablar con ellos, decirles la verdad de sus padres pero él no me ayudaba  a encontrar la manera mas fácil de decírselos.

Tu: No Bill. Tom y yo, no seguimos en contacto. Solo le mande un mensaje pidiéndole que viniera aquí para hablar los tres, solo eso.
Bill: malgastaste saliva con la explicación ¿no crees? Puesto que yo no te la pedi –frio mirándote-

Respire profundo de nuevo, sus actitud tan déspota me estaba matando.

Tom: oye ya basta ¿no lo crees? Ella intenta decirnos algo importante y tu solo te la pasas como el niño malcriado el cual intenta aparentar frialdad y que todo esta bien, cuando todos podemos notar a kilómetros de distancia que esta hecho una mierda –serio-

Ambos se miraron con rencor, la mandíbula de Bill se tenso cuando Tom dijo eso, sabia que era cierto y era lo que mas le molestaba. Que Tom tuviera razón.

Bill: nadie pidió tu opinión. Recuerda que tú aquí solo eres el amante. La relación es de ella y mía y yo la tratare como se me de la gana. Aun sigue siendo mi esposa por escrito y puedo hacer y desacer lo que yo quiera.
Tom: será tu esposa por un papel que lo diga. Pero no te pertenece y no te da el derecho de tratarla como la basura que tú eres –un tono mas fuerte y molesto-
Bill: ja! –rio irónico  basura ¿yo? Pues si yo soy eso ¿Qué seras tu? Dímelo porque en realidad no conozco que mierda es peor o quizás ser lo que soy es mejor que ser lo que tu eres.

Entonces Tom dio unos cuantos pasos al frente al igual que Bill se estaban comenzando a pelear con palabras y no faltaba mucho para que empezaran los golpes.

Tom: no sabes lo que estas diciendo “niñito” –gruño molesto.
Bill: sé lo que digo y lo mantengo idiota

Entonces Tom empujo a Bill con sus manos directo en su pecho. Bill dio un paso en reversa pero luego miro furioso a Tom y le regreso el mismo golpe.

Corrí hasta ellos de nuevo y me coloque en medio, ¡rayos! Esto no estaba yendo nada bien.

Tu: ¡ya paren! ¡no van a conseguir nada! –gritaste-
Bill: anda dime idiota, vuélveme a buscar porque ten por seguro que ya te traigo en la mira. Si no te había golpeado era por simple educación pero créeme que personas como tu no se merecen ni eso.
Tom: ja! Claro, “educación” si es asi como quieres ocultar tu miedo
Bill: ¡¿Cuál miedo?! Yo no te temo, eres solo el maldito imbécil que se revolcó con mi esposa
Tu: ¡ Bill! –dolida lo miraste intentando detenerlo-
Bill: ¡¿Qué?! Es la verdad ¡¿no?! –te grito frio-

Estaba en medio de ambos, mis dedos tocaba delicadamente a Bill mientras intentaba detenerlo pero cuando me dijo eso, no pude evitar agachar mi mirada algo dolida

Tom: ¡no le hables asi! ¡Y menos frente  a mí!, créeme que a pesar de todo me tiene para defenderla de ti.
Bill: claro como era de esperarse, como te gusto follártela ahora la quieres defender ¿Qué? ¿te gusto el sexo gratis?
Tu: por favor detente –llorabas-

Él te miro pero la furia hizo que no le importaran tus lagrimas.

Tom: ya basta! Deja de decir estupideces!

Tom avanzo para golpear a Bill. Ambos ardían en furia y rencor tanta que no se dieron cuenta cuando te empujaron cayendo de sentón al piso mientras los mirabas golpearse y empujarse.

Tom: vamos maldito idiota defiéndete!

Fue entonces que Tom le dio un fuerte puñetazo a Bill en la cara cerca de su ojo, pudiste oir el sonido de los huesos y la piel tocándose fuertemente. Estabas aterrorizada de lo que veías  como se jaloneaban y tumbaban las cosas mientras seguian golpeándose. Tom golpeo varias veces a Bill en el estomago sacándole algo de aire. Bill lo golpeo de nuevo en la cara rompiéndole el labio. Ambos se tomaron de las camisas mientras intentaban golpearse el uno al otro contra la pared.

Tu: ¡ deténganse! –gritaste intentando pararte-
Tom: pídele disculpas imbécil! No la mereces, no sabes ni una mierda de lo que estas hablando
Bill: yo no pido disculpas a nadie, estúpido. Tu y esa, pueden irse juntos al mismo infierno, no me importa.
Tom: no sabes lo que dices

Después de eso siguieron golpeándose una vez mas el uno al otro sin parar.
Me había logrado parar desde donde había caído, detrás de mí había una mesita con una lámpara. 
Camine hacia ellos intentando separarlos por el bien de todos, ya los dos tenían heridas y moretones pero no se detenían y si yo no la hacia podrían llega r a matarse.

Tu: por favor paren. ¡SAM! ¡SEÑOR ESTEBAN! IRENE! VENGAN!

Corri  a gritar hacia la puerta dejándola un poco abierta, esperaba que con la ayuda de todos lográramos separarlos. Los mire de nuevo y Tom estaba ahorcando a Bill  este estaba intentando quitarse sus manos del cuello.

Tu: ¡NO! –preocupada-

Corri rápidamente intentando separarlos podía ver la cara algo roja de Bill, pero en eso él golpeo los brazos de Tom abriéndolos. Su fuerza de ambos fue tanta que me golpearon a mí, caí hacia atras golpeándome la espalda fuertemente con la orilla de la mesa. Sentí un fuerte dolor por dentro. Algo de aire fue sacado repentinamente de mis pulmones y mi corazón latió fuertemente tanto que lo sentía salir de mi cuerpo. Pude escuchar la lampara caerse al piso y yo con ella, mire vagamente como ellos seguían peleando después escuche un grito, era Samanta. Pero yo no podía moverme y no entendía por que, quería arreglar mi respiración pero me costaba mucho, no podía inhalar aire algo me lo impedía.

Samanta: ¡¡ DETÉNGANSE!! –grito fuertemente-

En eso entraron la señora Irene y el señor Esteban, ambos corrieron a separarlos, ya que los dos estaban algo rojos del rostro y se veían adoloridos.

Samanta: ¿Qué les pasa animales?! ¡eso es lo que son, animales! ¿Qué no ven lo que están haciendo? – desconcertada.

Ambos la miraron, respiraban muy apenas algo agitados. Samanta te miro y corrió a tu lado.

Samanta: (tu nombre) linda, respondeme  Por favor, mírame no dejes de verme. –te miro preocupada- ¿ven lo que han hecho? –enojada-

Ellos te miraron  desconcertados, tanto se habían cegado por los celos, el odio y la furia que se habían olvidado que en realidad muy en el fondo tú eras lo mas importante para ambos.

Tu: S..S..Sam…
Samanta: ¿Qué pasa? ¿Qué tienes?
Tu: n…no puedo….

Le apuntaste tu garganta, ella te miro preocupada de pronto entendió lo que decías y…

Samanta: Tía llama a una ambulancia, rápido. (tu nombre) no puede respirar –grito muy preocupada.

La señora Irene tomo el teléfono rápido y marco el numero mientras todos te veía, intentando pelear por tu vida y como a la vez te veías asustada de no poder respirar.
Fue entonces que la furia fue controlada y los chicos entraron en razón.

Bill: (tu nombre) –susurro levemente-

El podía verte como luchabas por mantenerte con viva, como te aferrabas a seguir luchando pero ¿seria suficiente para seguir con vida?

9 comentarios:

  1. Eva gracias por subir capitulo, me encanto!!!! me dejaste con itriga y ganas de más, te felicito eres una buena escritora, por favor no nos tortures y desaparescas tanto tiempo T_T, sube pronto, cada vez es más y más interesante, saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Oh por dios ya me veia venieso de que. Bil y tom si son hermanos GOD pero son unos salvajes por dios bill no seas tan malo :/ escucha lo que (tu nombre) les tienes que decir carajo tomes otro que le sigue la tontera a bill.....:O que le pasa a (tu nombre) tengo la leve sospecha de que esta o estaba embarazada u.u Claro a ultima hora se les ocurre dejar de pelear claro cuando ven que alguien en sserio sale herido paran
    Tienes que continuar en serio que si entrar a la pag y ver que habias publicado que mejor regalo de cumple que este en fin cuidate y te leo e. El proximo cap.

    ResponderEliminar
  3. Subiste cap! Qué puedo decirte amo la historia! & este capitulo fue uno de los mejores. Espero que puedas subir PRONTO, saludos ;)

    ResponderEliminar
  4. ahhh que emocion o.o xD siguela pronto porfis, amo tu fic, no la pares pronto sigue subiendo lo maximo que puedas y si la paras (suena mal O.o xD?) has segunda temporada porfas :( amo tu historia, de lo mejor :)

    ResponderEliminar
  5. Eva te agredesco que hayas subido el capi, gracias en serio. Ya quiero saber que pasara >.< espero con ansias el otro capitulo.. Pobre rayita, aveces los celos de una persona a otra pueden ser tan poderosos que pueden hacer que se olvido de el amor que le tiene, pero despues de la tormenta siempre viene la luz c:
    BY: #Nuri#

    ResponderEliminar
  6. Me encanto!! Esta super emocionante , te quedo increible el capitulo espero que no tardes tanto en subir el siguiente por que nos dejaste en la intriga total :)

    ResponderEliminar
  7. evaaaaa, amo tu ficccccc, sube pronto porfa!!!! ya quiero el prox capi, esta interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: este es mi nuevo nombre :), ya no soy "daniii_capelliarruffati" :D

      Eliminar
  8. me encantoo0000 realmente estuvo bueno el capitulo por favor siguela n0o tardes
    cuidate =)

    ResponderEliminar