viernes, 28 de septiembre de 2012

Suspiro 65 " Solo una ultima vez mas..."


Bill agradeció también y mientras salía a dar tus datos con la enfermera para tu próxima cita. Tu hablaste con el doctor con  confidencia de doctor-paciente

Tu: doctor queria decirle algo
Doctor: digame señora (sonríe)

Tu: mire, no importa que los resultados se tarden no los quiero rápido la verdad si se retrasan una semana o unos días no me molestaría
Doctor: claro (extrañado) si asi lo quiere ustede, asi sera

Tu: sí asi lo quiero, por favor y que mi esposo no se entere de esto ¿si?
Doctor: por supuesto señora usted es mi paciente y todo esto es privado de su expediente
Tu: gracias

Ya después de despedirte del doctor sales. Bill estaba listo, había areglado algunos datos tuyos y ya después les hablarían para al siguiente cita de los resultados.

Ibas tranquila porque te habías quitado un peso de encima y Bill no estaría tan preocupado por ti. 
Te gustaba que estuviera atento de ti pero no querías hacerlo pasar preocupaciones ya que tenía las de la disquera y no querias caragarlo mucho de problemas.


Capitulo 65


By Tom

Luego de aquella noche en que la vi con él, podía sentir mi corazón roto. 
¿Qué sentirían si vieran al amor de su vida casada(o) con alguien mas? Cuando todo este tiempo habías pensado que te amaba a ti pero que ahora todos los sentimientos que los habían unido un dia eran demasiado lejanos.

Un inmenso abismo dentro de mí se hacia mas y mas grande. La primera vez que la había visto pensé que todo volvería a ser como antes, que volveríamos a la misma historia que hace años atrás compartíamos pero luego en la fiesta de disqueras cuando la señora Vanclan la presento como la esposa de ese, lo sentí todo perdido. Estaba confundido dolido, desilusionado ¿Cómo pudo hacerme algo así  ¿Por qué estaba con él? La única solución que se me vino a la mente es que ella fue obligada. (Tu nombre) me amaba y me ama a mí, no a él. Ella muchas veces me lo dijo, que nadie ocuparía mi lugar en su corazón  Nunca  amaría a nadie como lo hizo conmigo, ella lo dijo….y yo le creo…….

Estaba decidido, yo no  pierdo lo que me pertenece tan fácilmente si bien estaban casados existía el divorcio y quizás si yo la apoyaba ella decidiría dejar a Bill. Lucharía por su  amor sin importar nadie mas, él no respeto que ella fuese mi novia entonces yo no respetaría que la llamara su esposa. 

Estoy seguro que ella no lo quiere que si se caso fue por alguna ayuda. Me entere de que sus padres habían caído en bancarrota y si mal no pienso su madre tuvo la idea de casarla y como yo en ese tiempo era un pobreton sin oficio ni benficio le busco a alguien mejor, alguien mejor que yo.
Pero no soy el mismo; ya no soy el tonto del cual se aprovecharan. Ahora la defendería, defendería nuestro amor a consta de todo y de todos.

Fin de narración Tom…….

Martes 9:00 de la mañana 

Tu: ¡despierta dormilón!

Grite mientras saltaba sobre Bill que se encontraba dormido en nuestra grandiosa cama.
Yo había terminado de bañarme y traía conmigo un hermoso vestido blanco de tirantes muy veraniego, mi cabello estaba algo húmedo y mi rostro libre de maquillaje.

Tu: ya es hora de despertar ¡ya es hora!

Lo comencé a mover de su hombro, él solo se cubrió con la sabana ya que estaba de costado durmiendo. Gruño levemente ignorándome.

Tu: ¡anda bill despierta! ¡Despierta! ¡Despierta!

Me senté sobre él brincando levemente como una niña pequeña para molestarlo, era divertido. Además me encantaba hacerlo enojar, lo admito.

Tu: ¡tienes que despertar! –pucheros-
Bill: 5 minutos mas…

Se giro quedando acostado boca arriba, resbale por su cuerpo quedando sentada sobre su pansita, bueno no exactamente pero sí algo. Aun estaba cubierto por la sabana pero yo la deslice quitándosela del rostro, cosa que hizo que la luz lastimara sus ojos y él se cubriera con sus varoniles brazos. Los cuales te hacen sentir protegida con sus músculos y desearías dormir en ellos por siempre.

Tu: ¡nop! Vamos osito dormilón levántate ya es hora…

Se quito sus brazos de la  cara para mirarte fijamente algo adormilado

Bill: ¿hora de que?
Tu: de…de….

No tenía ni la mas remota idea

Tu: de….desayunar –sonries-
Bill: a era eso…-se volvió a cubrir el rostro-
Tu: pues sí ¡anda! –Remilgosa- ¿tu que creías o que?
Bill: nada solo pensé otra cosa

Me agache quedando cerca de su rostro aun cubierto

Tu: ¿Qué cosa? –curiosa-
Bill: nada…
Tu: anda lobo, lobito feroz dime –rogaste tierna- que yo herede los buenos oídos de mi abuelita para oírte mejor y los ojos grandes para verte mejor –sonries esperando su respuesta-

Se quita los brazos del rostro mirándote muy cómoda sobre él mientras sonreías.

Billl: no caperucita estas muy chiquita para saber lo que este lobo feroz queria hacer contigo –
sonrie-
Tu: ¡buu! –carita triste- ¿entonces el lindo lobito ya no me quiere? –Pucheros-
Bill: te quiere y te adora –te mira tierno-
Tu: entonces el lobito puede hacerme lo que quiera 

Dijiste en un tono más sensual y coqueto, mientras bajabas tu cuerpo colocándote sobre el bulto de su miembro ya que Bill dormía solo en bóxers algo apretados. Él miraba como mordías tus labios y sentía como su cuerpo reaccionaba atraído hacia ti y tus insinuaciones.

Bill: ¿lo que quiera? -enarco sexy una ceja-
Tu: si –sonreiste-

Suavemente subió sus manos por tus piernas flexionadas  a sus costado, sobre la suave tela de tu vestido llegando a tu cintura donde ferozmente te tomó para girarte acostándote a su lado mientras tú gritaste del susto y reías de la emoción.

Te acorralo con sus brazos y graciosamente mordía tu pansita como si te estuviera comiendo.

Tu: jajajajaja Bill! jajajajaj para! Para! Jajajajaj voy a….-respiraste ondo- voy a explotar de la risa jajajajaja por favor 

Rogabas casi con lágrimas en los ojos 

Bill: jajaja caperucita me dijo que podía hacer lo que quisiera

Decía mientras te miraba sonriente, tú respirabas profundamente mientras reias recostada debajo de él.

Tu: jajaja sí –pasaste saliva- pero si me comes después ya no nos podremos divertir –sonries-
Bill: mmmm….tienes razón caperucita, entonces te tendré retenida a mi lado por siempre
Tu: ¿por siempre? ¿Para que? –Sonries coqueta-
Bill: para hacerte mia todo el tiempo, besarte, acariciar tu cuerpo…

Se recargo a tu lado mirándote muy tierno mientras acariciaba tu vientre.

Bill: para ser tuyo siempre, llenarte de mí y tener pequeños lobitos juntos
Tu: jajajaja –sonreiste apenada- me encanta la idea lobito pero ¿no tienes que ir a trabajar?
Bill: si quieres que vaya ire
Tu: nooo, mejor quédate a mi lado, Aaquí recostados los dos ¿si? –carita tierna-
Bill: bueno –sonrie-tenia en mente mucho para hacer hoy
Tu: ¿Cómo que?
Bill: ejercicio – mirándote coqueto-
Tu: ¿ejercicio?

Lo miraste algo confundía recostada a su lado. Flexiona su brazo para recargar su cabeza en el y verte, mientras su otra mano bajo por tu vientre rosando exquisitamente tu pierna y levantar algo coqueto la telita de tu vestido.

Bill: sí, levantamiento de ropa…

Los dos miraban como él subía su mano acariciando suavemente tu pierna mientras susurraba exquisitamente lo que te tenía planeado. Cerraste tus ojos al sentir como el fresco viento acariciaba tu piel siendo desnudada. Bill se percato de tu relajación ante lo que hacia, se detuvo por un momento y te miro. Lentamente colocó su mano en tu mejilla y se acerco para besarte. Al sentir sus labios lo aceptaste amorosamente tomando su nuca para no dejarlo ir. Quedaron frente a frente recostados en la cama, subiste una de tus piernas sobre la suya que descansaba entre las tuyas. Bajo su mano de nuevo y volvió a su antiguo trabajo <levantar vestidos> al sentir una delicada tela en sus dedos, abrió sus ojos y miro hacia abajo. Pudo percatarse de tu pequeña ropa interior.

Bill: vaya, alguien esta de traviesa y no se coloco un short 

Sonríe coqueto mirando tu pequeña braga (calzoncito) cubriendo seductor tu feminidad. Luego te mira y agachas tu mirada algo sonrojada.

Tu: digamos que sabia que podrías quedarte – sonríes-
Bill: me encantan tus ideas 

Sonríe seductoramente mientras se acercaba a tus labios deseoso de sentirlos de nuevo siendo enrojecidos por los suyos.

Mientras se besaban te separaste un momento algo sorprendía pero tremendamente excitada al sentir su mano hundirse en tu feminidad tan repentinamente. Apretaste tus parpados al sentir tan buena sensación de él masajendo lo que tenías debajo. Cuando te acomodaste a esa hermosa sensación, entre abriste tus ojos mirándolo levemente como sonreía excitado de tu reacción a sus movimientos.

Tu: vaya lobito, eres perverso –sonries jadeante-

Se acerca de nuevo sin pronunciar palabra para seguir en su juego de labios. Lentamente se levanta arrodillándose frente a ti que lo seguiste recargándote en tus brazos. Luego bill te sonríe y extiende sus brazos para que te sentaras sobre él, obedeciste y después de acomodarte sobre sus piernas volviste a tomarlo de la cara suavemente para comenzar a besarse de nuevo. Pero esta vez él fue metiendo las manos por debajo de tu vestido hasta levantarlo y quitártelo dejándote en interiores a como él estaba.

Beso tu cuello delicadamente y fue bajando a través de el hacia tu pecho, mientras que sus manos acariciaban tu espalda y cintura. Las tuyas lo tomaban revolviendo su cabello. Sentías como probaba tu cuerpo con sus labios. 

De pronto, escucharon el sonido de la agenda de Bill que se encontraba en el buro a un costado de la cama, pero decidieron ignorarlo. Asi estuvo sonando por varios minutos hasta que se cayo, volviste a cerrar tus ojos aliviada de que el sonido se detuviera, luego después de unos cuantos minutos el celular de Bill sonó también.

Tu: Bill…-susurraste algo molesta-
Bill: …ignóralo…-susurro-

Hiciste lo que él e ignoraste el celular, luego también de algunos segundos después guardo silencio. Ustedes seguían besándose, mientras Bill se acomodaba cada vez mejor para que tu pudieras quedar bien sobre él, tu lo besabas exquisitamente en los labios ya algo rojos de su fricción  entre ellos. Luego cuando él estaba a punto de desabrochar tu brasier el celular volvió a sonar.
Fastidiada de que los molestaran te separaste un poco de Bill y tomaste su celular, él te observo mientras lo hacías y luego se lo pasabas para que contestara.

Tuve que hacerlo en realidad era bastante molesto intentar hacer el amor pero que cada cinco minutos estuviese un sonido de celular, alarma o agenda electrónica molestando. Interrumpía la magia y era mejor que se encargara de ese asunto de una vez por todas.

Bill: Hola. Sí…lo se, falta poco para que quede cerrado el trato…sí…

Y así estuvo diciendo algunas cosas, era algo sobre giras podía escuchar la voz de la otra persona al otro lado del teléfono. Me aleje de Bill sentándome de nuevo en la cama mientras él jugaba un poco con la sabana entre sus dedos.

Bill: sí…solo dame unos minutos…

Y eso fue suficiente respuesta para mí, me levante de la cama descalza y busque una bata lila que tenia en una silla para cubrirme un poco.  Até las cintas de esta, a mi cintura porque ya sabia que nuestros planes no se harían. Termino la llamada y te miro

Bill: lo siento –se sentía culpable-
Tu: no te preocupes cariño, lo dejamos para después

Me acerque sonriéndole, me coloque entre sus piernas mientras me abrazaba con su cabeza a la altura de mi pecho ya que se encontraba sentado a la orilla de la cama y yo de pie frente a él.

Bill: sí…-suspiro- para después…

Luego de eso, se metió a dar un baño. Yo espere mientras miraba un programa en el televisor, cuando salió entre para darme un baño yo también. Al salir él ya estaba casi listo, solo me coloque de nuevo mi vestido y deje mi cabello suelto al natural para que se secara un poco.

Bajamos a desayunar y minutos después de terminar nos despedimos con un gran beso en la puerta. Lo vi partir y sonreí para mí, de la felicidad que sentía. Entre de nuevo y fui a mi estudio a seguir con algunos trabajos pendientes. Cuando terminaba un puente de un antiguo pueblo escoces me detuve a mirar mi reloj de mano. Estaba bañado en plata con incrustación de diamantes, en uno de mis cumpleaños me lo había regalado Bill. Marcaba exactamente la 1:40 todavía tenia tiempo de arreglarme para la cita que tenia con Tom.

Me fui a mi habitación y me di otra enjuagada ya que me había ensuciado un poco con la pintura, al salir busque algo en mi armario.





En realidad no estaba pendiente de lo que hacia, ni siquiera me había tomado la molestia de pensar a donde me dirigía, solo sabia que debía salir y hablar de una vez por todas.

Aborde mi auto después de haber terminado de arreglarme. Conduje tranquila y seria. Encendí la radio y en esos momentos sonaba una canción de coldplay “the scientist”

Se supone que muchas veces una canción que te gusta solo le logras descifrar su mensaje oculto cuando en verdad estas en un momento triste en el cual te sientas identificada o identificado con ella y creo que por primera vez en mi vida lograba sentir algunas palabras de la canción como si me hablaran.

 "Nobody said it was easy,                                 
 It’s such a shame for us to apart    
....         
Nobody said it was easy,                               
    No one ever said it would be this hard          
....                        
Oh, take me back to the start"                      


"Nadie dijo que seria fácil,
Es una lastima para nosotros el separarnos
....
Nadie dijo que seria fácil,
Nadie dijo jamas que seria así de difícil
....
Oh, llévame de regreso al comienzo"


Suspire imaginando que en algunos momentos de mi vida sí deseaba que todo volviera al principio, para que todo hubiese sido de una mejor manera. 

Al llegar al café baje de mi auto y le coloque la alarma. Entre y mire pero Tom aun no llegaba y como no si yo había llegado 15 minutos antes. En fin, fui a una mesa y espere a que él llegara. Miraba mi reloj cuando escucho la campanilla de la puerta sonar, levanto mi vista y lo veo, tan seductor y guapo como siempre me buscaba con la mirada cuando sus ojos se encontraron con los míos levante mi mano saludándolo. Camino hacia mí y podía sentir como mi corazón se aceleraba a sabiendas de que muy pronto estaríamos frente a frente. Cuando logro reaccionar él ya estaba sentado frente a mí.

Tom: hola…-sonríe-
Tu: hola – sonríes-
Tom: viniste 

Su sonrisa me demostraba alegría y alivio de que yo no lo hubiese abandonado de nuevo.

Tu: sí –te sonrojaste- debía venir
Tom: bueno –coloca sus manos sobre la mesa emocionado- pidamos algo ¿te parece?
Tu: amm…sí –dudosa-

Esta bien, no debía haber aceptado su invitación, solo debí haberle dicho lo que venia a decirle y haberme ido de ahí pero no quería ser tan ruda o directa con lo que le diría, lo lastimaría.
La mesera se acerco a nosotros, yo pedí un capuccino y él un expreso, pude notar como la chica miraba perdidamente a Tom. Y como no hacerlo, si era digno de comerse con los ojos su cara reflejaba siempre un coqueteo que aunque él no estuviese consiente de que lo hacia, cortejaba a cualquier mujer con una simple sonrisa suya.

Tu: {todas las mujeres lo miran, me siento celosa…pero…al menos sé que no tendrá problema en encontrar a alguien…para que…-intentaste ahogar el dolor- para que lo ame}
Tom: ¿y bien? –rosa sus manos entre sí emocionado e intrigado sonriendo- ¿Cómo estas?
Tu: ah, bien –reaccionando algo distraída- muy bien yo…
-aquí están sus cafés – sonríe-

La mesera había llegado de nuevo con nuestro pedido, lo coloco en la mesa y antes de irse miro de reojo una última vez a Tom. Sonreí en mis adentros pero no me moleste. Después de eso no hablamos solo bebíamos y bebíamos nuestros cafés para intentar poner de pretexto eso y no decir nada ya que el ambiente estaba algo tenso entre nosotros. Luego de terminar nuestras bebidas cada uno miraba hacia alguna dirección del lugar. 

¿Qué pasaría si le digo a Bill esto? Yo se que hago mal en ocultárselo pero tengo miedo, se que no es algo fácil de contar. Pero es que aun mas miedo tengo ya que una parte de mi alma dice que no termine con esto, porque si le digo a Bill tendré que alejarme completamente de Tom y quiero seguir viéndolo. 

Todo este tiempo que estuvimos alejados pensé mucho en él, pero también sé qe esto no esta bien del todo.

Pensaba mucho hasta que escuche su voz sacándome de mis pensamientos, me preguntaba si quería que fuéramos a un parque cercano para estar mas cómodos  yo le dije que sí y nos levantamos para pagar y salir del lugar.

Caminamos al parque en silencio, mire el cielo y esté estaba gris. Las nubes querían cubrirlo y una fresca brisa se dejaba sentir arrastrando con ellas algunas hojas, mientras caminábamos en el parque podía ver a niños jugando en el área de juegos, las ramas de los arboles moverse y el susurro del viento al chocar contra los objetos. A decir verdad no estaba muy lleno el lugar pero era bonito y tranquilo.

Tom: se que no es el momento ni el clima mas adecuado pero, ¿quieres un helado?

Lo mire algo confundida mientras mis brazos se cruzaban por debajo de mi busto pero después de unos segundos asentí con mi cabeza sonriendo a como él me sonreía.

Compramos unos conos de helado y seguimos nuestro camino, en silencio de nuevo.
Tom se había terminado su helado y al mío le faltaba poco cuando escuche su voz algo seria hablándome

Tom: ¿eres feliz? –Miraba el cielo-
Tu: ¿Qué? –confundida-
Tom: ¿Qué si eres feliz? –me miro triste-
Tu: yo…-nos detuvimos a mirarnos frente a frente- { ¿Por qué me pregunta eso? Yo se la respuesta pero no quiero decírsela} ¿Por qué me preguntas eso?
Tom: curiosidad –encoje sus hombros- quería saber si alguien mas aparte de mi podía hacerte sonreír y soñar…
Tu: Tom yo…lo siento –agache la mirada- lamento el que la noticia te haya llegado así de esta manera, en verdad yo no quería…

El coloco su dedo índice en mis labios para que no dijera nada

Tom: no es tu culpa, te conozco. Se que no eres así – sonríe melancólico  pero debo admitir que me duele que sea otro el que te llame esposa y sea quien este orgulloso de llevarte a su lado siempre…

Me sentía mal, no podía con esto el dolor me mataba. En realidad ya ni sabia lo que sentía en estos momentos era todo muy raro, estaba en una especie de pausa lo único que quería hacer era escucharlo. Él quita su dedo de mi boca, miró mis labios como si se preguntara si podía besarlos una vez mas , yo mire su rostro tan triste luego levanta su mirada encontrándose con la mía

Tu: no se que decirte…-triste- creí que no volvería a verte…esperaba que me olvidaras y…
Tom: nunca –me interrumpió- nunca podría olvidarte (tu nombre) te llevo grabada en el corazón e historias como la nuestra no se olvidan tan fácil…
Tu: entiendo –bajaste la mirada-

Estaba muy…no se, es de esos momentos en que tus sentimientos están deseosos por salir a flote y llegas a un punto en que ya no puedes explicarlos. Un fuego que había sido dominado hace mucho pero hoy luchaba por salir a flote, luchaba por darse a conocer. 
Era el fuego del amor que un día Tom y yo nos juramos. Es que es cierto, eran tan fácil decir que yo estaba con Bill y sé que lo amo, pero tampoco puedo negar todo esto que siento por Tom. Yo no puedo hacer así nada mas como si él y yo nunca nos hubiéramos conocido  porque sé que no es así. Amaba a Tom y mucho tanto como  a Bill. Los amaba a los dos.

De pronto siento la suavidad de sus dedos tomándome lentamente de mi mentón, haciéndome verlo directo a los ojos. Sus labios temblaban lentamente mientras que sus ojos se cristalizaban y se achicaban. Me parecían los más tiernos, se veía triste pero a la vez la luz de la ilusión de un nuevo comienzo se veía en ellos. Nuestras miradas no se desconectaban, en ese momento sus ojos me llevaban a otra dimensión. Desaparecían todo a mí alrededor. Nada importaba solo lo que nuestros corazones pedían a gritos.

Sentí como suavemente coloco la calidez de su mano en mi mejilla, cerré mis ojos sintiéndolo acariciándome, mientras que su otra mano se perdía en mi cintura y lentamente nos acercábamos. Un leve grito de una voz en mi interior que desaparecía mientras iba cayendo; diciendo “esta mal”. La oí desaparecer siendo silenciada por los gritos de mi corazón y aquella llama que me aconsejaba besarlo…

De pronto el frió en mis labios se fue, pude sentir la calidez de los suyos, los coloco tan suaves y perfectos que no pude resistir. Estaba mal, lo se.  Pero por un momento por un maldito momento quise ahogar todo y solo pensar en él. 

Presionamos aun mas para después darle paso a suaves movimientos. Deslice mis manos por sus hombros hasta llegar a su nuca y empujarlo aun mas a mí, él me sintió y sus manos cubrieron toda mi cintura pegando su pecho al mio mientras que se encorvaba un poco para besarme y yo hacia el intento de pararme de puntitas para alcanzarlo a él

Sentía como el frió pasaba a nuestro alrededor pero yo no lo sentía porque su cuerpo cubría el mio y sus labios besaban los míos  Cerrados nuestros ojos el mundo desaparecía y podíamos besarnos. Por última vez quería darme el permiso de besarle  Solo una vez más. Pedía clemencia. Yo se que sus labios nunca volverán a ser míos como una vez lo fueron pero solo por un momento quería engañarme, hacerme creer con todo mi alma que lo que hacíamos no estaba mal. Solo una ultima vez más.


hola preciosas, ¿les ha gustado? espero que sí :) ya comienzan los engaños >.< ¿ustedes que opinan?. Quería decirles que subo capi de acuerdo tambien a los comentarios, por lo menos que sea uno mas en cada capi nuevo ¿ok? Las quiero lindas, se me cuidan mucho, Bye!

Muchas gracias a las preciosuras que comentan, se los agradezco mucho enserio ;)

domingo, 23 de septiembre de 2012

Suspiro 64 Dos extraños, extrañándose.


No sabias lo que Tom tramaba porque aunque pareciera que él se daría por vencido, no era así. Era de los hombres que no les gusta que le arrebaten lo que fue suyo y fue robado en desventaja y tú lo fuiste, para Tom bill había sido el culpable de todo y utilizaría todo lo que pudiera para que regresaras a su lado.

Nadie sabia lo que ocurriría solo esperaban el primer ataque para que esta guerra fuese declarada como iniciada, pero al final de cada lucha siempre hay lagrimas derramadas y tristezas y algunas veces la gloria de ganar no es suficiente para ser feliz. Era quizás lo que demostraba aquel angel hecho de vidrios de colores que lloraba mirando a la luna con sus grandes alas blancas, hecho a la perfección en aquel hermoso vitral que los acompañaba en aquella agetreada noche.


Capitulo 64


Luego de aquella noche nada fue lo mismo o por lo menos para mí no. Ya se habían conocido  y era lo que más temia, pero ahora solo quedaba hablar con Tom. Explicarle todo, de cómo sucedieron las cosas. Aclarar todo este asunto de una vez por todas. Decirle que Bill nunca me había obligado a nada y que si lo deje hace tiempo atrás en mi país fue por un sacrificio que había hecho por mi familia pero que ahora no me disgustaba porque había aprendido a querer a Bill. Sí eso era lo que debía decir, la pura verdad.

1 semana paso. Habías intentado estar lo mas tranquila posible, no estar pensando y pensando sobre el tema de Tom y Bill. Necesitabas tu tiempo y espacio quizas ellos eran personas importantes pero  por el momento no podias hacer nada respecto a ellos, habías pensado varias veces en ir y hablar conTom pero no sabias como localizarlo.

Bill era muy terco y desde hace varios días me había estado hostigando con el tema del doctor y mis estudios para saber que era lo que me sucedia. Yo no queria ir de alguna manera me aterraban los hospitales, la ultima vez que estuve en uno no fue nada bueno sentía que casi perdia a Bill y era una sensación que no queria volver a sentir. 

No pude negarme por mucho, habíamos decidido que iria a la disquera a verlo y de ahí nos iríamos al doctor juntos ya que él queria estar enterado al igual que yo de lo que me sucedia.
Había terminado de darme un baño, me coloque mi ropa interior algo de crema en el cuerpo y ya después un conjunto de un vestido morado holgado con cinturón grueso en la cintura negro, chaqueta de cuero negra y unas zapatillas de tacon altas con cintas estilo romanas, hice una coleta de mi cabello mi flequillo de un lado de mi rostro, maquillaje natural y listo. Tome mi bolsa y salí rumbo a la disquera esta vez me llevaría el señor Esteban en la camioneta.

Al llegar camine normal y tranquila a la oficina  de Bill. Llevaba mi bolso en mi brazo colgando y en ese mismo llevaba mi celular en mano. Acomode algunos caireles de mi cabello rebeldes que sobresalían coquetos a los lados de mi flequillo. Respire profundo y camine hasta llegar con Luz.

Por alguna razón me encontraba muy nerviosa quizás era el miedo de saber que era lo que diría el doctor. Sí bien no había pensado mucho en los resultados de mis examanes podría llegar a la posibilidad que todo esto que me estaba pasando podría decirme que quizás…por una hermosa razón…estuviera embarazada, seria la noticia mas grandiosa de mi vida. Sí, lo seria…..

Luz: (tu nombre) ¿te encuetras bien?

Me había quedado congelada a solo unos pasos del escritorio de Luz pensando en la posibilidad de un bebé.

Tu: em…este. Sí (sonries) solo me quede pensando algunas cosas, no te preocupes
Luz: ok, ¿vienes a ver al jefe?
Tu: sí ¿se encuentra ocupado?
Luz: si lo siento, pero si quieres esperarlo ya casi termina de hablar con el  artista
Tu: esta bien, yo espero. Am…Luz…(indecisa)

Había pensado seriamente en contarle a Luz lo que me estaba sucediendo, queria poder desahogar esto que sentía, no podía sola con todo esto me estaba matando lentamente además ella siempre había sido buena para escuchar y ya que eramos amigas. Bueno…queria sentirme menos enloquecida por todo esto.

Luz: sí ¿Qué pasa?
Tu: podría… ¿podria contarte algo importante?

Me miro extrañada como si le sorprendiera mi pregunta

Luz: por supuesto que sí (tu nombre) sabes que somos amigas y puedes contarme lo que sea, ¿Por qué? ¿Te pasa algo malo?
Tu: no se si sea malo o muy grave pero necesito… (suspiraste) necesito liberarme de estas ataduras
Luz: claro, ¿quieres hablarlo ahorita o…?
Tu: después es que no me siento comoda aquí cualquiera podría oir
Luz: entiendo (sonríe) tu solo dime cuando y yo estare ahí ¿ok?
Tu: si, gracias (sonries)

Tenia que esperar asi que mejor me fui a un sillón cercano con vista a la gran ciudad. Estaba cerca de la oficina de Bill y asi podría ver cuando él terminara esa reunión importante, pero luego de un rato ya me sentía algo aburrida. 

Saque mi celular un momento para tontear o simplemente distraerme pero después me sentí algo incomoda como si algo me molestara me sentía observada, algo privada de mi espacio, unos escalofríos me recorrieron pero no entendía el por qué de mi sensación. Luego…

Luz: muy buenos días señor Tom ¿se le ofrece algo?

En cuanto escuche que Luz dijo ese nombre mis ojos se abrieron de par en par. Gire mi rostro sorprendido hacia donde ella y efectivamente ahí estaba él junto con otro hombre el mismo que había visto a su lado en la fiesta pero que aun no sabia su nombre.

Tom me miraba serio y con esa mirada intrigante que no sabes descifrar. Yo sentía como la sangre recorria mi cuerpo más rápido. No sabia que hacer, pase saliva una y otra vez en mi nerviosismo. Él no dejaba de verme y yo no sabia que hacer si saludarlo o simplemente hacer como que nunca nada paso. Luz miraba a Tom que no respondia ni la miraba luego se dio cuenta que él me miraba directamente a mí, yo la mire y lo mire a él rápidamente.

Luego de unos segundos muy largos el otro hombre le responde a Luz

Xxx: venimos a hablar con el señor Kaulitz
Luz: oh por supuesto el señor Bill. ¿Tienen cita previa?...

De ahí en más deje de escuchar, ellos hablaban aclarando todo del por qué de la visita de Tom. Yo no dejaba de verlo pero de pronto comenzó a caminar con dirección hacia mí.

Tu: {no por favor, no vengas por favor. No aquí no ahora}

Quería levantarme del sillón y alejarme de ahí pero por alguna razón mis piernas no reaccionaban. En ese momento estaba muy nerviosa como para huir.

De un instante a otro te levantaste para alejarte de él.

Tom: (tu nombre) 

Me hablo y yo quede paralizada. Solo queria huir de ahí y ahorrarnos a todos peleas pero él no queria eso. Él quería la verdad.

Me  quede de pie dándole la espalda, en ese preciso instante todos habían desaparecido y solo eramos él y yo.

Tu: {bueno, tu sabias que este momento llegaría tarde o temprano (tu nombre) no te hagas la tonta ahora debes enfrentarlo, si no es ahora no será nunca y lo que pase pasara}

Bajaste tu mirada y luego un poco tu cabeza, hiciste un movimiento viendo tu celular solo por simple cliché. Él avanzo al verte que tu no regresabas, levanto su mano para tomar tu  hombro, temblaba y parecía estar indeciso de tocarte o no. Te giras a mirarlo, sacudes tu flequillo para que se acomodara, tus ojos se veian un poco rojos y cristalizados sonreíste rendida ante todo.

Tu: Hola Tom (sonries levemente)
Tom: …hola…

De nuevo el silencio se hizo presente. Ninguo sabia como comenzar todo esto que un dia hace 
tiempo atrás se les hacia tan fácil de tratar. 

Él tenía que regresar estaba escrito en el destino, yo no había terminado bien nuestra historia. Lo deje vil-mente y no se lo merecía, me queria y yo jugué sucio con él.

Tom: tenemos que hablar….
Tu: lo sé. 

Bajaste tu rostro

Tu: entiendo que debes….debes de estar muy molesto…-triste-
Tom: ¿Molesto? ¿Crees que estoy molesto? (indignado) Estoy furioso (tu nombre) lleno de rabia y odio ¿Cómo llegamos a esto? ¿Cómo? (confundido)

De verdad me dolia el tono de voz de Tom hace unos segundo era fruio y serio pero ahora la voz se le rompia. Estaba muy confundido, no entendía nada de esto y se veía lleno de frustracion por entender lo que pasaba.

Tu: perdón… (Voz baja) perdóname….yo, yo nunca quise hacerte dañor…-arrepentida-
Tom: ¿en que falle? Dime ¿Qué hice? ¿Te dijeron una mentira de que te engañaba? –molesto-
Tu: no…
Tom: ¿te lastime en algún momento? ¿te obligue demasiado a algo mas?
Tu: por supuesto que no….
Tom: ¿no te di sufciente amor? (triste)
Tu: No… (Voz baja y quebrada) me diste todo el amor que podias y aun más 

Una lagrima había caído por tu mejilla la limpiaste rápidamente, tenias tu cabeza cabisbaja solo podías oir lo que él decía en un hilo de voz que los dos ahogaban para que nadie los escuchara.

Tom: ¡¿entonces?! ¡¿Entonces (tu nombre)?! ¡¿Qué nos paso?! ¡¿Por qué te fuiste mujer?! ¡¿Por qué me dejaste?! –consternado-
Tu: es que…no entenderías –abatida-
Tom: ¡si no me lo dices nunca lo voy a hacer! ¡Dios santo! –irritado-

Restregó su rostro con sus manos en un ademan de frustración y rabia

Tom: estoy muy confundido me voy de visita con mi abuela, me dijiste que estaba bien que me divirtiera y cuando regreso me entero que ya no vivías en tu casa. Nadie me da razones de ti, luego de meses de llanto y soledad encuentro a  tus padrs y me dicen que ya no vives con ellos, nadie me daba razones de ti de nuevo, parecia que el mundo había hecho un complot en mi contra ¿sabes como me sentí? ¡¿Sabes?!

Había levantado un poco su tono de voz a tal punto que Luz y el hombre que lo acompañaba habían volteado hacia nosotros. Tom se veía muy molesto yo solo mire a Luz, ella se dio cuenta de mi triste mirada pero su rostro demostró estar confundida, quizás le extrañaba las razones por las cuales nosotros hablábamos y la razón de que yo me viera arrepentida o triste frente a Tom como si llevaramos mucho de conocernos cuando ella sabia que era la primera vez que nos veíamos.

Miraste de nuevo  a Tom al cual le parecía valer si todo el mundo los mirara. Él queria respuestas ahora. Luz siguió mirándolos, vio como miraste a Tom a los ojos con mucha confianza. Le dijiste algunas palabras algo seria y luego él se movio hacia un lado para dejarte pasar y después camino detrás de ti. La miraste de nuevo pero esta vez le regalaste una sonrisa tranquilizadora. Ella los vio desaparecer en el pasillo y ya despues siguio con lo suyo. Algo dentro de ella le hizo pensar que quizás ya se estaba dando cuenta de que era de lo que querías hablar.

Mientras tanto en la oficina de Roxana.

Denisse entra rápidamente sin siquiera tocar la puerta, Roxana tecleaba en su computadora y le extraño que ella entrara asi además de que le molesto.

Roxana: óyeme ¿Qué te pasa? No estas en tu casa, primero se toca
Denisse: ¡ay no! ¡Ay no! Es que a que no sabes (emocionada)
Roxana: ¿Qué te pasa? Ahora ¿que chisme escuchaste?

Mirando de nuevo su computadora ignorando la exaltacion y felicidad de Denisse que se veía se había enterado de algo muy bueno.

Denisse: ¡no escuche! ¡Yo lo vi! Desde primera fila
Roxana: sea lo que sea no me interesa
Denisse: ¿estas segura? (intriga)

Denisse levanto una ceja mientras se cruzaba de brazos frente al escritorio de Roxana

Roxana: bien (suspira) ¿de quien es?
Denisse: de nada mas y nada menos que de la “señora perfecta” (cara de fastidio)

Roxana: (tu nombre) (sonríe con maldad)
Denisse: ajam! (sonríe)

Roxana: cuéntame ¿Qué paso? ¿Se pelearon? (feliz)
Denisse: no, nada de eso

Roxana: ¿entonces? (desilusionada)
Denisse: bueno, ¿recuerdas que me habías mandado a dejar unos papales con Luz?

Roxana: si, ¿por?
Denisse: cuando llegue al piso de allá empece a hojearlo un poco y cuando levante mi vista me encontré con un hombre muy apuesto hablando con ella, pero luego mire hacia la sala de espera que se encuentra enfrente y la vi, vi a la señora 

Roxana: ¿y?
Denisse: aish! espera, no estaba sola

Roxana: ¿entonces?
Denisse: había un hombre platicando con ella pero no se veía cualquier platica se veía que estaban algo serios mas serios de lo normal. Ella lo miraba directo a los ojos como si ya se conocieran desde hace mucho, parecía como si platicaran algo importante, ella se veía triste y arrepentida. Fue muy raro, hablaban mucho luego él levanto el tono de voz, ella el dijo algo en voz baja y después los dos se fueron de ahí juntos. Me imagino que hablar a otro lugar

Roxana: pero no tiene nada raro. Digo, ella siempre platica con todos
Denisse: sí, sí ya lo se pero todos son trabajadores de aquí que ella siempre ve, pero él es Tom Schultz ¡el dueño de las disqueras EMI! Me lo dijo Luz, yo le pregunte asi despistadamente como si quisiera saber nada más de ellos

Roxana se quedo unos minutos pensativa, tal parecía que intentaba unir piezas o tan siquiera descifrar que historia era la que mejor te quedaba con Tom

Denisse: ¿tu que crees?
Roxana: creo que aquí hay gato encerrado y que por fin le encontramos un defecto a la “esposa perfecta” ¿no crees? (sonríe)

Denisse: sí, sí lo creo (emocionada) pero y ahora ¿que hacemos?
Roxana: pues tú, iras a ver a que parte de la disquera se fueron a hablar e intentaras escuchar lo que digan
Denisse: ok, ok, esta bien (sonríe)

Denisse emocionada por saber que era lo que ocultabas camino rápido hacia la puerta, cerro y empezó a buscarte, mientras Roxana.

Roxana: por fin te tengo (tu nombre) muy pronto te hare caer ante los ojos de bill y de todos (sonríe con maldad)

Mientras contigo.

Caminabas con Tom por un pasillo algo solitario. Se detienen y se ven frente a frente

Tu: es mejor aquí, asi nadie nos escuchara
Tom: ni tampoco tu marido nos vera (molesto)
Tu: si asi lo quieres ver. Pues sí, no quiero que Bill piense mal

Tom: ¿Bill? ¿Tanto te importa ese estúpido? (celoso)
Tu: hey Tom! Tranquilo, me preocupo porque es mi esposo y porque…
Tom: ¡¿tu esposo?! (Indignado)

Apenas ibas a decir que amabas a Bill pero Tom sin darse cuenta interrumpió. Los celos y el resentimiento lo estaban controlando.

Tu: sí y no lo metas a él en esto, es un problema tuyo y mio
Tom: ¿problema? (confundido) ¿asi es ahora como llamas a lo que un dia nos unió? (desilusionado)
Tu: no es que yo…(arrepentida) lo siento, pero es que en este momento….estoy muy confundida
Tom: ¡¿confundida de que?! Yo estoy con el alma en un hilo. Me acabo de enterrar que mi novia se caso con alguien mas y nunca me lo dijo y ¡¿tu te crees confundida?! Vaya que ironia

Te dolían sus palabras estaba siendo algo malo contigo pero sabias que estaba herido y era el resentimiento que lo lastimaba.

Algo cerca de ustedes pero oculta, Denisse los veía podía escuchar apenas los susurros de sus palabras pero a algunas si les entendía de lo que hablaban. Ustedes no se habían dado cuenta y siguieron hablando.

Tu: lo se y lo lamento enserio. Yo no queria, yo nunca quise lastimarte por eso te deje esa carta en la cual te decía que me olvidaras que te enamoraras de alguien. Por eso renuncie a ti
Tom: esta carta

De pronto él saca un pedazo de papel algo gastado de su bolsillo y te lo muestra. Lo tomas en tus manos y desdoblándolo pudiste notar que en efecto era la carta que tu habías escrito hace años atrás y Tom había guardado siempre cerca suyo

Tu: …mi carta…(susurraste sorprendida)
Tom: siempre la guarde, sabia que algún dia la necesitaría además…(te mira risueño) siempre que la leia me recordaba a ti, tu rostro, tus ojos, tu cabello…tus labios…

Miraste a Tom que comenzo a hablar algo tranquilo y suave. Lo veias y sus ojos se veian con un brillo de nuevo en ellos, levanto su mano y acaricio un poco tu rostro, tu cabello y con su pulgar toco tus labios recordando que un dia fueron suyos pero que ahora eran de otro, que era alguien mas el que los besaba y los hacia suyos.

Despertaste de ese pequeño transe y te separaste de él

Tu: no hagas eso…
Tom: ¿Qué? ¿Acaso no te gusta? –sonrio de medio lado algo coqueto-

Guardaste silencio mirándolo

Tom: lo vez, no me has olvidado (tu nombre) toda la culpa la tiene él, Bill aruino lo nuestro. Él es el malo ¿acaso no lo ves?
Tu: Tom por favor yo no….
Tom: no, no digas nada. No ahora que te tengo de nuevo…
Tu: {ay dios mio, yo no puedo, no puedo decirle la verdad no soy tan fuerte además no siento que este sea el lugar indicado, sé que debo arreglar todo este enredo por el bien de todos pero ¿Cómo? ¡¿Cómo?!}

Estaba muy nerviosacon respecto a todo y tener a Tom frente a mi con su carismática mirada no ayudaba mucho, pensaba en Bill que él no se merecía tampoco el que yo le estuviera ocultando toda la verdad aun mas cuando él ya conocía a Tom y no sabia quien era en relidad mientras que Tom si sabia de todo, bueno casi todo.

Intente de todas las formas posibles ser seria y distante. No darle a Tom alas de algo entre nosotros hacerme la fría y que no me interesaban mas sus coqueteos pero era difícil muy difícil…

Tu: mira Tom tenemos que hablar pero no quiero que sea aquí, no es el mejor lugar mejor nos vemos en el café de la ultima vez el martes a las 3
Tom: ¿estas segura? La última vez que quedamos de vernos nunca llegaste y me quede esperándote varias horas
Tu: sí (agachaste la mirada) lo lamento no pude ir yo tuve un inconveniente…
Tom: Bill… (Molesto)
Tu: no, él no fue…

Se quedaron en un silencio incomodo de nuevo, mirabas tus pies algo nerviosa mientras que Tom no comprendía tu actitud.

Estabas algo cohibida, distante. Cosa que era rara en ti ya que cuando eran novios siempre habías sido muy sociable osea que nunca te ponías nerviosa y timida con nadie, menos con él.

Tom: (tu nombre)…(susurro)…

Levantas tu mirada para verlo y sentiste como sus manos te tomaron para darte un abrazo muy grande. Te sorprendiste mucho de su actitud. Al principio quisiste negarte pero extrañabas su aroma y su calor al tuyo asi que lo dejaste, también le correspondiste ese abrazo, mientras que Denisse aprovecho para tomarles una foto con su celular.

Tom: te extrañe mucho, princesa…mucho…
Tu: yo también Tom no sabes cuanto….

Susurraban los dos cerrando sus ojos dejando que el momento sucediera y pasara. De pronto escuchan que alguien se acercaba y se separan rápido. 

Tu: bueno yo…
Xxx: ¿(tu nombre)? Hola, ¿Qué haces aquí? (extrañado)
Tu: George (sonries nerviosa) hola, yo…bueno solo. Solo platicaba con el señor Tom le mostraba un poco del lugar mientras esperaba por Bill

George dirige su mirada a Tom que se encontraba a tu lado

George: ¿enserio? (dudoso) bueno no importa yo también lo buscaba. Bill ya puede recibirlo
Tom: bueno ire enseguida, con permiso señora…kaulitz gracias por el tour (sonrie)
Tu: de nada (sonries) 

Tom al decir tu apellido de casada le causo algo de molestia pero debía hacerlo si no te meteria en problemas. Él camina hacia las oficinas donde se encontraba Bill, mientras que tu y George lo miraron irse

George: vaya que tipo mas extraño 
Tu: ¿por que lo dices?
George: no lo se. Es la competencia, debia decir algo de él (sonríe)
Tu: (ries) ok

Ya después seguiste platicando con George de cómo le había ido todo con Luz y al parecer estaban bien, no eran novios pero habian tenido una buena cita la noche pasada y habían quedado de verse después.

Esperaste por un largo momento para que Bill saliera, habías estado dando vueltas por la disquera viendo todo. Ya luego de las 6 Luz te dijo que Bill te estaba buscando, no volviste a ver a Tom y pensabas que estaba bien asi, te sentitirias mas traquila hasta el dia que tuvieras que verlo para explicarle todo.

Saliste con Bill rumbo a su auto. Como todo un caballero abrió la puerta para que subieras y después condujo rumbo a su doctor particular. Era el Doctor Adams, ya conocía a Bill porque había sido doctor de la familia por mucho tiempo e irias a hacerte un chequeo general.

Esperaban en la sala de espera, obviamente. Mirabas todo a tu alrededor no podias dejar se sentir ese aroma a medicina e inyecciones impregnado en el aire que te daba aun mas miedo, nunca te habían gustado las inyecciones y sabias que te sacarían sangre por eso no habías comido nada.

Llego su turno y Bill te acompaño a donde te atendería el doctor, al entrar lo saludaron y explicaste el porque de tu visita

Doctor: bien te haremos una prueba de sangre para saber que es lo que te esta afectando, quizás una abaja en las defensas o deficiencia de vitaminas, aun no lo se bien

Tu: esta bien ¿tardarian mucho los resultados?
Doctor: no mucho solo tendríamos que mandarlos al laboratorio y ya después de unos días nos mandarían los resultados.
Tu: bien

Después te sentaste en una camilla  para que el doctor pudiera sacarte sangre del brazo, miraste la aguja y mejor cerraste tus ojos. Bill sonreía por tu miedo mientras te daba la mano ya que habías recargado tu frente en su pecho para no ver cuanta sangre te quitaban.

Luego, el doctor tenia muestra de tu sangre en la aguja.La guardo en un frasquito especial y tu lo 
miraste desde lo lejos.

Doctor: bien, esta listo. Dentro de unos días sabremos que te sucede perfectamente bien
Tu: gracias doc

Bill agradeció también y mientras salía a dar tus datos con la enfermera para tu próxima cita. Tu hablaste con el doctor con  confidencia de doctor-paciente

Tu: doctor queria decirle algo
Doctor: digame señora (sonríe)
Tu: mire, no importa que los resultados se tarden no los quiero rápido la verdad si se retrasan una semana o unos días no me molestaría
Doctor: claro (extrañado) si asi lo quiere ustede, asi sera
Tu: sí asi lo quiero, por favor y que mi esposo no se entere de esto ¿si?
Doctor: por supuesto señora usted es mi paciente y todo esto es privado de su expediente
Tu: gracias

Ya después de despedirte del doctor sales. Bill estaba listo, había areglado algunos datos tuyos y ya después les hablarían para al siguiente cita de los resultados.
Ibas tranquila porque te habías quitado un peso de encima y Bill no estaría tan preocupado por ti. 

Te gustaba que estuviera atento de ti pero no querías hacerlo pasar preocupaciones ya que tenía las de la disquera y no querias cargarlo mucho de problemas.



Hola chicas, lamento la tardanza pero han sido unos días ajetreados, en fin. Espero que les haya gustado el capi, yo se que se enojan con (tn) por no decir nada, pero compréndanla no es tan fácil. Es como dice el dicho, es mas fácil decir las cosas que hacerlas. Pero bueno.
¿Que les parece el nuevo estilo del blog? ¿eh? cambie la foto a algo mas concordante a la historia, ademas viene como se ven Bill y Tom en estilos, espero les guste y nos vemos después.
Se cuidan mucho lindas, suerte Bye!